domingo, 17 de diciembre de 2017

A FALTA DE TÍTULO; 10 KILÓMETROS





Hoy llego tarde a la escritura. Tengo poco rato para cumplir con mi rutina retórica y dominical. En tan escaso tiempo es difícil inventar. En mi caso, lo de crear de la nada siempre es complicado. Así que, si me pongo a escribir desde el vacío creativo, y con el presente empujando, y con gente esperando al otro lado de la pantalla, el asunto me compromete, se complica la cosa, y la empresa hace aguas.

Acudo tarde porque me he levantado pronto. He saltado de la cama para salir a correr por esos campos de Dios. He recorrido diez kilómetros en una hora y pico. El pico es mediano, pero un pico, al fin y al cabo. Después he regresado al agua de la ducha, al café de la cafetera mía, a recoger los bártulos para la cosa de la redacción y llegar hasta este bar. El de siempre. O casi siempre. Al entrar he dejado las cosas en su sitio, que es mi sitio cuando nadie lo ocupa, junto a la ventana desde la que se contempla la vida ataviada de domingo. Me he acercado a la barra, más por saludar al personal que por dictar mi demanda. Mónica sabe lo que tomo, faltaría más. Mi líquido elemento siempre ocupa la mitad de una taza, inyecta cafeína en mis intenciones y despierta el alfabeto loco, vivido, excitado, triste, musical y literato que llevo dentro.

Mientras daba zancadas hace unas horas pensaba sobre lo que podría escribir llegado este ahora. Como tengo la foto de una niña echando una carta por la ranura de un buzón de Correos, he dicho que podría inventarle un texto, así, al más puro estilo epistolar, un cuento, una petición al futuro, una arenga optimista para su hermana que prepara el asalto a la vida desde el vientre de su madre. Se llama Iria la niña que deposita la carta en el buzón. Se llamará Rita, la que espera, cómoda y sin prisas, en el interior de una barriga prominente.

Después de entrar en Can Tornés y saludar a las baristas profesionales, he hecho lo propio con una pareja con la que siempre coincido. Ellos, percatados, me han anotado que arribo más tarde de lo habitual. Les he contado lo que os he contado al principio de este alegato. Justo cuando regresaba a mi mesa, una voz desde otra mesa me ha interpelado por mi nombre. Que me ve igual, ha observado. Y yo he contestado con un “te veo idéntica, también”. Después de ponernos al día sobre nuestra vida y situaciones varias y actuales me ha preguntado por mi amigo Fonso. Le he dicho que está bien. Que anda por Luxemburgo, de vacaciones. Como cada vez que nos hemos encontrado, hemos quedado en volver a vernos. A ser posible, los tres. Para retomar las risas y las charlas que mantuvimos durante ese COU nada académico y del todo hostelero. Porque nunca nos acostumbramos a estudiar de noche. Preparar el asalto a la universidad con nocturnidad y alevosía no podía dar ningún buen fruto. Así que nos pasamos el curso yendo, entrando y saliendo del bar que había debajo del instituto Jaume Vicens Vives. Los tres fuimos inseparables durante ese año y fieles a la barra del bar regentado por un hombre mayor, de los de pajarita en cuello, que había servido a un rey veraniego de la Costa Brava, que le gustaba el televisivo y emergente Pedro Reyes, que se dirigía a Alfonso y a mí por nuestros nombres y a Pilar como “la rubia”. En esa cafetería invertimos tiempo y esfuerzo en resucitar horas muertas hasta hacernos íntimos. De esos amigos que después nunca vuelven a coincidir pero que un encuentro propiciado por el azar o la casualidad, un saber algo el uno de los otros, y viceversa, hace que reculemos a ese COU, a la cantina del profesional de la hostelería con pajarita negra, y retomemos la infinitud abrasiva de la camaradería para darle la razón a ese músico que rezó aquello de que la amistad, mientras dura, es eterna.

Pero la foto de la hija de Andrés depositando una carta en un buzón merece un relato auténtico y exclusivo. No la usaré en este texto de guardia. Recurriré a ella un domingo cercano, y usaré todas mis fuerzas y toda mi palabrería para tejerle un cuento que permita a Iria alcanzar la gloria de la comunión entre destino y remite. Sí.

Y Pili y Alfonso y Mario aunarán esfuerzos para volver a encontrarse, para repasar presentes y revivir pretéritos anclados en la memoria. Así que minutos antes de sentarme a escribir hemos quedado en que hablaré con Alfonso cuando regrese de los Bajos Países. Que cuadraremos agendas y que formalizaremos una cita de las de verdad, como antaño, ese antaño con sabor a barra de bar doctrinal y académico de la vida misma.


Iria, la niña del buzón de Correos se eleva de puntillas, con una mano levanta la rendija y con la otra introduce una carta manuscrita. Va vestida con una camisa amarilla, a conjunto con el artilugio postal. Y sonríe, a juego con su vida inocente y con la oportunidad ganada a golpe de letras.


3 comentarios:

  1. ¡Qué ilusión volver a leerte, Mario!

    Te abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo he tenido el gusto de descubrirte por Instagram y ahora sí tengo dosis actuales y pasadas de lo que vas haciendo desde esa pastelería mítica en la que tomas café y observas el mundo de una forma que se nos escapa a los demás. Como no puedo o no sé escribir desde mi cuenta de Instagram en la que de momento no publico nada (ni sé de hacer fotografías ni puedo colgar nada aún) y tendría que hacerlo desde un móvil, aprovecho tu blog para escribirte al respecto.
    No sé como eres capaz de llegar allí cada Domingo y sentarte y sacar algo desde el vacío de la improvisación. A estas alturas podrías reunir un recopilatorio en papel de tus entradas sobre cafés y hacer un libro sólo con ese tema y no aburrir ni en una línea.
    Termino de leer tus cuentos, esos de los que dices no saber nada antes de empezarlos y me entran ganas de escribir a mí también. De lo que sea. Sólo es el gusanillo de leer algo bueno el que te lleva a querer hacer tú lo tuyo.
    Aquí, con la fotografía de tus buzones de correos, un modo de vida con el que todavía recortas más tu espíritu "Bukowskiano", te sacas de las teclas y de las neuronas cafeinadas otra historia hecha a medias de verdad y a medias de poesía. Algo que podría firmar Sabina o el viejo Buckowski pero que no sería de ellos porque se nota que ya los has digerido bien y te nutren y forman algo nuevo, el estilo Mario, no menos meritorio. Bueno, te saludo desde aquí pero me quedo a la espera del próximo Domingo al mediodía más o menos. Esa siempre es una buena hora para leer una buena historia. Allí o aquí da igual. Tusletrasisoninteresantesparamíyparamuchagente. Un fuerte abrazo. Sergio

    ResponderEliminar
  3. No sé cómo se me ha pasado este relato, pues siempre lo espero con interés.Tanto es así que venía a desearte un año creativo, inspirador de buenas letras, y pedirte que volvieras a escribir. Bueno, pues me alegro de volver a leerte, a saborear tus letras con sabor a café.
    ¡Qué bonito tener recuerdos que perviven en el presente! Que sigas disfrutando de tus amigos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar