miércoles, 8 de abril de 2015

CARNE DE SABINA



Joaquín Sabina regresa a mi calle melancolía en menos de quinientas noches y poco más de diecinueve días... Nunca es demasiado tarde, princesa. Me sobran los motivos siempre, me faltan las canciones nunca, te lo dice esta boca que es mía, a mis cuarenta y pico, sin ganas de callarme, ni cerrar por derribo, desde la orilla de esta chimenea que prende tu nombre y marchita mi frente.

Joaquín Sabina, qué demasiado, el dos de abril hará inventario de mis círculos viciosos que rezan sus temas. Volverá a galopar ese caballo de cartón en el hipódromo de mi conciencia, ese “puraletra” que, pisando el acelerador, me conducirá por el túnel, cual españolito de cartón marchitado por la crisis, al otro lado de la negra noche.

Joaquín Sabina me recordará que, cuando era más joven, vivía en pensiones de mala muerte, que me sostenían las lecturas en antros en los que alguna dama de noche me recetó pastillas para no soñar, antros regentados por muñecas de saldo y esquina que apuntalaron mi amor eterno con besos en la frente. De madrugada regresaba a mi cuarto en el barrio de la soledad donde escuchaba música, leía y me masturbaba hasta la extrema extenuación fantaseando con la vecina de arriba. Era el sonido metálico de ese pacto entre caballeros el que me resucitaba a la tercera metáfora cantante y sonante. Después, como un explorador derrotado, asaltaba mi cama vacía a esa hora en la que los primeros clientes se acodaban en el café de Nicanor.

Joaquín Sabina me cantará desde el hotel dulce hotel en el que conocí a Eva tomando el sol. En aquella azotea me besó la frente, me acarició la espalda, me entregó su sexo y secuestró el mío. Sucedió un mes de abril que alguien robó poco después, a punta de canción, para elevarlo a los altares de la música, al olimpo de ese Dios que un día jugó a ser joven y a ser aprendiz de pintor de historias. Ahora, cuando aprieta el frío, los perros del amanecer le ladran a aquel que nació al borde de un camino de militancia musical, a este yo que nació para perder.

Joaquín Sabina vestirá de sonetos mis noches de boda huérfanas. Antes de que den las diez llegarán todos los invitados menos tú, que restarás apilando sueños y jugando a hacerte daño adivinando cuanto dista el olvido de la añoranza.

Joaquín Sabina me recetará que pase esta noche contigo por el bulevar de los sueños rotos. Al otro lado de los puntos suspensivos hallaré tu boca que sellará la mía con besos con sal, con más de cien mentiras, con ese no rezar para no creer, con ese no besar para no soñar, con ese ruido de fondo ataviado de medias negras.

Joaquín Sabina aterrizará en Girona con sus aves de paso sobrevolando estas intenciones escritas. Me dedicará el rocanrol de los idiotas mientras, contigo, vuelvo a sentirme tan joven y, sin embargo, tan viejo a la vez. Sus letras son las velas de mis cumpleaños, las manecillas de mi reloj, la arena de mi playa, la urgencia de mis amores que matan, mis más de cien palabras y mis más de cien mentiras piadosas, y mis más de cien motivos para no cortarme de un tajo las venas.

Joaquín Sabina ofrendará una canción para la Magdalena en el altar de este templo llamado peor para el sol. Y colgará el cartel “cerrado por concierto” justo entre mi corazón y mi alma en carne viva.

Joaquín Sabina se bajará en Girona y, al mismo tiempo, yo me bajaré en Atocha. No permita la virgen un desencuentro, tampoco un desconcierto. Los lugares son escenarios para frecuentar, para recordarlos, para escribirlos, para cantarlos, para convertirlos en acordados y sintonizar sobre las barras de sus bares el 69 punto G.

Resumiendo; El hombre del traje gris, mi juez y parte, mi buena compañía, mi Juana la loca, mi amigo Satán, mi pirata cojo, mi Barbi Superestar, mi mater España, mi eclipse de mar, mi optimista rapero, mis números rojos, mi doble vida, mi pájaro de Portugal y mi ruleta rusa preñada de poemas, regresan a esta ciudad inmortal para interpretar la canción más hermosa del mundo: así estoy yo sin ti.


4 comentarios:

  1. Vaya homenaje tejido consus canciones y con las letras de canciones que le podrías escribir tú cuando a Sabina le llegue alguna hora baja. Si ha recurrido a famosos escritores ya porque no seguir con escritores que deberían serlo. Como buen oídor de sus canciones me has hecho pasear de nuevo por su repertorio y si no tuviera tanto ni fuera tan grande daría la sensación de que no te has dejado nada. Tan grande y de tanta calidad que elegir canción es como elegir el dedo que quieres que te corten. Yo estuve tentado de quedarme hace tiempo con "Y sin embargo" porque esa me tocaba el alma(no creo en el alma pero Sabina me hacía creer que la tenía y que esa canción era un directo al corazón). Y las enumeraciones perfectas del "Pirata Cojo" eran fiesta perfecta para incluir en un concierto y levantar a su parroquia y terminar por agotarles el sudor del baile.
    Entiendo lo que te produce la aparición de Sabina en tu Girona. En mi entorno tengo tambén a muchos seguidores. Nunca sé como lo hacen para conseguir entradas cuando yo veo que a la hora de ocmprar una ya están agotadas.
    La última vez que ví a nuestro ídolo del bombín no cantó. Estaba en El Corte inglés firmando libros y la gente no dejaba casi verle. Ya había cambiado su eterno cigarro por uno falso que chupaba. Así que hasta que el cuerpo aguante o nos aguante el nuestro habrá que disfrutarle. Cuando se nos digne a venir por aquí que ya no le podemos ofrecer el reclamo de los toros. Lo siento Sabina pero eso no. Aún nos queda, eso sí, la admiración de las legiones que te adoran.

    ResponderEliminar
  2. ¡Un formidable repaso, a corazón abierto, de un repertorio de canciones que removieron hondas emociones y dejaron secuelas en algunos de nosotros!.
    Sabina te da los hilos y tú, Mario, con tu poderosa prosa, tejes la alfombra mágica que me lleva, en su vuelo, a una música cautivadora...
    Me alegro de que escribas tus contagiosas emociones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que difícil esto que has hecho y que bonito, Mario. Yo soy otra loca de Sabina...

    ResponderEliminar